Sobre Mantids


Colectivamente, estos insectos a veces se conocen como ‘mantis’ y a veces como ‘mantids’ para distinguir el nombre colectivo de ese del género Mantis. Pertencen a la superorden de insectos que se llama Orthopteroidea que incluye los saltamontes, grillos, insectos palo, mantids y sus dos parientes más cercanos las cucarachas y las termitas. Son parte del grupo de insectos más grande cuyos jóvenes tienen forma de ninfas que se asemejan a pequeños adultos sin alas. Los jóvenes del otro grupo tienen forma de larvas que no se asemejan a los adultos y adoptan una fase de incubación inactiva que se llama pupa antes de hacerse adultos; este grupo incluye las mariposas, moscas, avispas y escarabajos.   En España, la cultura popular ha presentado erróneamente a la mantis como peligroso y venenoso. Por esta razón en algunos lugares se le ha dado nombres como "caballito del diablo" o incluso "muerte". De hecho son insectos muy beneficiosos ya que comen algunas plagas agrícolas.

Historia de la Vida

Ooteca de Sphodromantis viridis

 

 

Los huevos de los mantids están encapsulados en un paquete que se llama ooteca. Estas son desovadas como una espuma que se endurece en formas distintas. [En otras páginas se pueden ver ootecas diferentes]. Las ootecas más grandes pueden contener hasta 70 o 80 huevos pero las más pequeñas usualmente contenen de 15-30. Normalmente se desovan o el lado o debajo de piedras o sobre los tallos, pero algunas especies como Rivetina baetica desovan en el suelo. Cuando salen los huevos, las ninfas pueden medir no más de 2-3mm de longitud, y pueden tener hasta 10 mudas antes de alcanzar la madurez. Las etapas entre las mudas se llaman estadios.

 

Los estadios temprano aparentemente no tienen alas pero las de más edad las tienen encogidas dentro de una membrana transparente a ambos lados superiores del abdomen delantero; se llaman ‘esbozos alares’. Las alas de los adultos varían en tamaño según la especie. Por ejemplo, Apteromantis aptera no tiene alas pero algunas de la Amelidae, particularmente las hembras, tienen alas cortas, mientras que los machos de Ameles y algunas de las especies más grandes como Mantis religiosa y Iris oratoria tienen alas completamente desarrolladas y llegando más allá de los ápices del abdomen. Los adultos, particularmente las hembras, de las especies más pequeñas como Ameles, alcanzan la madurez sexual a los 10-15 días, aunque las especies más grande como Mantis y Sphodromantis pueden tomar hasta 35 días. Las hembras sexualmente maduras llamarán químicamente a los machos con feromonas, normalmente por la noche aunque ciertas especies como Ameles spallanzania llaman durante la tarde. Las hembras desovan algunas ootecas.

Ninfa de Mantis Palo con esbozos alares

 

Entonces, el ciclo de vida de una mantid es: huevo – ninfa – adulto [que entonces se desova]. La longitud de cada etapa puede variar mucho de especie a especie, así como dentro de algunas especies y ésta a su vez determinará el número de generaciones en un año. En algunas especies como Mantis religiosa y Iris oratoria ésto parece no variar jamás. Tienen una generación al año, y despues lo pasar el invierno como huevos, se hacen adultas en la segunda mitad del verano. Sin embargo, en algunas de las especies más pequeñas como las Ameles, el número de generaciones al año pueden variar según el tiempo en ese año y la altitud o latitud donde viven. A veces, ésto puede hacer que las generaciones se superpongan. Por ejemplo, en algunos años en el sur de España, es posible hallar adultos o ninfas casi-madura junto con pequeña ninfas de Ameles picteti en el mismo sitio durante el otoño. Ninguna de las mantids pasaran el invierno como adultas, si bien Sphodromantis viridis sobrevivirá durante el invierno hasta enero. Sin embargo, algunas de las Ameles pasarán el invierno como ninfas y se harán adultas de marzo a abril y entonces tendrán otra generación en la segunda mitad del verano. En cambio, Empusa tiene una generación al año, pasarán el inverno como ninfas y se harán adultas en mayo o julio.

Ninfas de Ameles picteti salen la ooteca

Hembra de Ameles spallanzania come el macho

 

Las hembras de mantids tienen una reputación bien conocida de comerse a los machos cuando se aparean, pero la magnitud de ésto varía de especie a especie y otros factores tales como lo bien alimentadas que estén también influirá en su tendencia al canibalismo. Por ejemplo, las hembras de Ameles picteti canibalizan con mucha menos frecuencia que las de Ameles spallanzania. Los genitales del macho seguirán buscando los genitales de la hembra mientras ella se lo come y con frecuencia se las arreglará para aparearse mientras se lo come, comenzando con la cabeza y terminando con las genitales. En los últimos años se han realizado muchas investigaciones sobre el comportamiento y motivación de cada sexo en el momento del apareamiento pero aún noestá completamente claro y puede variar entre especies.

Habitus

Los mantids viven en hábitats variados, particularmente en prados, arbustos de varios tamaños y árboles pero también hay especies como Geomantis larvoides que viven en el suelo. Mantids son insectos muy crípticos que se mezclan con el fondo de sus hábitats así que hay especies en los prados como Ameles picteti que son delgadas y modelados con bandas de sombreados en el cuerpo y son o beige o verde dependiendo del color del prado. Los especies como Sphodromantis viridis que viven generalmente en los árboles o arbustos grandes, son normalmente de una tonalidad verde mezclandose con las hojas. Éstas especies se mecen hacia adelante y hacia atrás o de un lado al otro cuando se muevenlo que con frecuencia a ayuda a que se mezclen con movimiento de las vegetación – este comportamiento tambien se ha visto en camaleones.  Ser crípticos no sólo les ayuda a evitar ser vistos por sus depredadores sino también por su presa. Las mantids que viven en la vegetación tienden a esperar su presa o arrastrarse lentamente hacia ellas y entonces saltanles encima. Las especies que viven en el suelo que normalmente son de color marrón o gris; suelen correr y coger a sus depredadores, esperando a sus presas bajo la hojarasca y espesuras a la sombra de plantas leñosas.

Los cuerpos de las mantids no sólo han evolucionado para ser crípticos sino que también se han adaptado al tipo de presa y la manera en que la capturan. Las especies que se viven en el suelo como la Geomantis y la Revitina tienen patas largas que les permiten ser corredores ágiles y rápidos; pero mientras que las patas delanteras de Geomantis son más robustas para adaptarse a la captura de pequeños invertebrados que viven en el suelo, las de la Revitina son largas y delgadas para adaptarse a la captura de insectos más grandes y voladores como las mariposas. Las hembras de Ameles spallanzania se mueven lentamente y prefieren posicionarse donde hoya presas suficientes que vengan hacia ellas. Tienen patas delanteras muy robustas que les permiten capturar insectos al menos dos veces el tamaño de su cabeza y de vez en cuando casi de su proprio tamaño.

Si hay depredadores – u otras mantids – moviendose demasiado cerca, las mantids pueden recurrir a lo que se llama una ‘exposición deimatica’ es decir pretenden ser más grandes y feroces poniendese de pie en sus patas medias con sus patas delanteras separadas y con las alas abiertas. En algunas especies, se muestran pseudo patrones oculares en sus alas traseras. Ese comportamiento es ciertamente más visto en la Iris oratoria – hacer refencia a la página de inicio. El lunar en las coxas delanteras de Mantis religiosa puede desempeñar un papel similar.

 

Los mantids tienen ojos que pueden adaptarse a ver durante al día y durante la noche porque en muchas especies los machos encuentran a la hembra y se aparean durante la noche. En estas especies con machos que tienen alas, ésto puede implicar volar cuando son perseguidos por murciélagos. Para ayudar a evitar este destino, las mantids tienen un oído que está situado en la parte inferior del cuerpo entre las patas y está sintonizado para escuchar sonidos dentro de la gama de las llamadas ultra-sonicas que emiten los murciélagos.

La oreja de Ameles picteti

Evolución Convergente

La Mantispa

En el mundo animal y de las plantas hay un fenómeno que se llama ‘evolución convergente’. Esteoccure cuando animales que no están relacionados en absoluto viven en nichos ecológicos similares y evolucionan para parecer similares. Ésto se demuestra acertadamente en España en especies de Mantispa que se paracen bastante a las mantids. Las Mantispa son insectos del orden de las Neuroptera que incluye crisopas, hormigas león, moscas serpiente y ascaláfidos [que se parecen un poco a las libélulas]. Están bastante poco relacionadas con las mantids.