Estudio y Mantenimiento


La principal área de estudio.

La mayor parte de mis estudios tienen lugar en la Axarquía, al Este de Málaga y en las zonas limítrofes de Granada, pero también visito otras zonas de Andalucía cada año.  A  excepción de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo en el extremo este, la zona costera de Málaga está urbanizada en su mayor parte. Una vez nos alejamos de los valles de los ríos, gran parte del terreno se alza pronunciadamente en barrancos hasta 800m sobre el nivel del mar, así como en una serie de cordilleras de las cuales la más notables son los Montes de Málaga, la Sierra de Alhama y las colindantes Sierra de Tejeda y Almijara.  La cima más alto es Maroma en la Sierra de Tejeda a 2060m sobre el nivel del mar.

Las sierras están cultivadas en su mayor parte allí donde no son demasiado escarpadas, aunque hay algunas áreas abandonadas que han revertido a matorrales o pastizales más bastos.  En algunos de los terrenos con tierra más profunda se cultivan cereales, aunque la mayor parte están cubiertos por huertos: aceituna y almendra a 400m sobre el nivel del mar y, sobre todo ahora, mayormente aguacate y mango a menor altura, si bien también pueden verse otros árboles tales como cítricos.  En algunas áreas también se cultivan viñedos. En las llanuras aluviales de los ríos, junto con el aguacate y algunos cítricos, se cultivan vegetales [cf el foto en la página 'Contacto'].

Las partes bajas de las montañas y las colinas que no son zonas boscosas o zonas de cultivo son pastoreado intensivode ovejas y/o cabras, o son zonas boscosas. En algunos lugares aún hay robledales (Quercus rotundifolia o Q suber con pequeñas grupos de Q canariensis) y otras áreas están cubiertas por pinos, mayormente por Pinus halepensis (plantado originalmente); otras áreas presentan mezclas de robles. Los pinares suelen presentar un follaje disperso que permite que bajo ellos crezca una capa de matorrales y hierbas. Por encima de los bosques se pueden encontrar comunidades subalpinas, aunque las partes más altas están frecuentemente cubiertas por paisaje kárstico desnudo. Los hábitats de matorral pueden estar dominados por Quercus coccifera, Cistus, Ulex, Rosmarinus, Genista, Retama y otros arbustos leguminosos. Las praderas de pastoreo intenso contienen típicamente Phlomus purpurea y una subespecie de Asphodel. En las zonas más húmedas de los acantilados es común encontrar Spartium juncem y Rubus ulmifolia. Las praderas y cultivos abandonados se mantienen verdes durante invierno y se secan en Mayo, quedando dominadas por plantas altas y espinosas similares al cardo.

Pine-oak woodland
Los bosques Pinar-robledar

Pine woodland on rock
Pinar sobre la roca firme

Matorral with oaks
Matorral con los robles

Quite tall garrigue
Garrigue que es bastante alto

Limestone hillside
Las pendientes calcáreas

Muy probablemente se produzca una disminución en la distribución de mántidos en esta área ya que muchas zonas de cultivo abandonadas están siendo retomadas para cultivo arbóreo. La tendencia actual es plantar aguacates o mangos en tierras a 400m sobre el nivel del mar y en zonas más altas.  Las terrazas están siendo cortadas en forma de laderas escarpadas utilizando maquinara pesada y las vegetación de las laderas bajo estas plantaciones está siendo aniquilada por los herbicidas al igual que gran parte del terreno bajo las tradicionales plantaciones de almendros, olivos y viñedos.  Esto conlleva una gran erosión en las laderas más pronunciadas.

Exif_JPEG_PICTURE
Nuevas terrazas para los mangos

Abandoned cultivations
Los cultivos abandonados

Mis estudios

Al poco tiempo de mudarme a España empecé a observar a los ortópteros. La ecología aquí es muy diferente a la que estaba acostumbrado en Inglaterra por lo que mi curva de aprendizaje ha sido enorme. Puesto que no hay artículos publicados sobre los Ortópteros Ibéricos, pasé el primer año recolectando información y redactando una guía sobre las diferentes especies. Gradualmente, fui ilustrando esta guía con mis propias fotografías. Puesto que no soy un buen taxónomo, enfoqué mi interés en su ecología y comencé a acumular y registrar información sobre los hábitats de cada una de las diferentes especies. Ya que hay un número enorme de especies de plantas en esta área, pronto me di cuenta de que, al contrario que en Reino Unido, las comunidades de plantas aquí son muy numerosas, solapándose las unas con las otras y el microclima es mucho más importante para la mayoría de las especies de lo que lo es la composición del hábitat en sí.  Siendo este el caso, comencé a hacer un registro de la distribución de especies en dos Parques Nacionales: los Montes de Málaga y las Sierras de Tejeda y Almijara.

Debido a mi  edad y que estos estudios me requerían caminar largas distancias cuesta arriba en las colinas y montañas bajo el calor, acarreando grandes cantidades de agua para poder observar a los ortópteros, decidí buscar también otros insectos que requirieran un poco menos de trabajo. Ya que la mitad de las especies de Mantis Ibérica viven en mi jardín, he centrado mis estudios más y más en ellas en los últimos años.

Compré el libro "Mántidos del área Euromediterránea" tan pronto como fue publicado y lo leí con avidez. A lo largo de mi correspondencia electrónica con Roberto Battiston con motivo de un extraño Ameles que había encontrado, él sugirió que estudiara la conducta de apareamiento de los Ameles de aquí. Acepté su sugerencia y en ello me he concentrado durante los últimos tres años, aunque a su vez he seguido estudiando el comportamiento y ecología de todas las demás especies.

Observar el comportamiento de animales salvajes es una tarea difícil, especialmente el de las especies pequeñas, por lo que la mayor parte de mis sujetos están en jaulas o parcialmente enjaulados.  Mientras que crío a algunos de los mántidos desde que son ootecas, particularmente aquellas especies que no pertenecen a esta área, la mayor parte de mis estudios sobre el apareamiento de las mantis se basan, ahora, en hembras que he cogido cuando eran ninfas de buen tamaño y que he criado hasta que se han hecho adultos sexualmente maduros. Las utilizo para que atraigan a los machos a través de sus llamadas con feromonas.  Luego, observo a algunos de estos machos aparearse con las hembras y a otros los atrapo para observar interacciones con el mismo sexo e interacciones con hembras ya fecundadas. Los machos de algunas especies se dejan ver de noche también. Por lo general, se sientan en los costados de las jaulas cerradas en las que hay hembras emitiendo llamadas, por lo que cogerlos es sencillo. Para la observación de interacción conspecífica, traspaso a los adultos a jaulas más grandes en las que hay espacio suficiente para que los insectos se muevan el uno alrededor del otro. Estas cajas contienen vegetación para ayudar a simular condiciones naturales, pero la suficiente que me permita ver lo que está ocurriendo. Durante 2015, mientras las hembras emitían sus llamadas, quité la tapa de las jaulas para que los machos pudieran entrar.

combine_images
La jauda apareameinto - con y sin los lados exterior

Construe una jaula cuyos costados se puedan poner y sacar una vez la hembra se hallé dentro de manera que el macho pueda entrar directamente, sin tener que dar toda la vuelta por de la jaula para llegar a ella.  La recopilación de datos sobre Ameles realizada hasta ahora sugiere fuertemente que el comportamiento de los machos capturados colocadas en una jaula junto a una hembra en cautividad varia significativamente de aquél de los machos salvajes atraídos por las llamadas químicas de feromonas emitidas por una hembra en una jaula abierta.

Normalmente, las jaulas utilizadas para observación se encontraban en el exterior en una mesa de unos 60cm de alto, pero, muy ocasionalmente, dicha observación continuó de noche bajo luces artificiales en casos necesarios. Los observaba desde una distancia de 2-3m y evitaba cualquier tipo de movimiento busco que pudiera perturbar a los mántidos. Se registró cada evento, su duración, en incluso el momento del día cuando fue necesario. Las mediciones de distancia fueron hechas como estimaciones visuales, utilizando una regla colocada fuera de la jaula. Las observaciones solían durar varias horas y necesitaba ser muy paciente y estar muy concentrado, ya que los movimientos tendían a ocurrir de repente, durando muy poco, y luego había largos momentos de stasis entre unos y otros.

He notado que las bombillas más modernas sin filamentos emiten un fuerte sonido de alrededor de 35-50kHz, dependiendo de su tipo y marca. Por tanto, es probable que muchas especies puedan escuchar estas bombillas, lo que podría afectar su comportamiento y, por tanto, deberían evitarse durante las observaciones nocturnas.

Cría de Mántidos

Durante los últimos tres años he experimentado y refinado tanto mis técnicas de cría como mi estudio de los mántidos.  En el caso de estudios sobre la sexualidad, suelo atrapar ninfas grandes y criarlas hasta que alcanzan la madurez sexual. Será en este punto cuando atraigan a los machos.   Utilizo una pequeña red para capturar a los mántidos, ya que me resulta más útil que la red barredera usual puesto que la vegetación espinosa predomina en esta área. La red está hecha a partir de un colador de cocina al que le he quitado la malla previamente, reemplazándola por una red de nailon fina, pero resistente.  Las ootecas puestas bajo piedras son relativamente fáciles de encontrar y pueden ser una buena fuente de material, aunque aquellas puestas en vegetación suelen ser difíciles de encontrar. Por lo general, una vez las saco de la piedra utilizando un cuchillo afilado, los coloco sobre un pedazo de madera corto y angosto o en un tallo de hinojo que he aplastado con anterioridad para proveerlas de una superficie plana. Utilizo pegamento en barra para fijar la ooteca en la madera.   Tras esto, las coloco en frascos de plástico en cuyas tapas he hecho un agujero con un cuchillo caliente y sobre el cual he pegado una fina malla. Las mantengo a cubierto junto al lado exterior de mi casa.

El primer gran problema con el que me he topado con respecto a los Amelinae es alimentar a las ninfas recién nacidas. Las ninfas más grandes (3er o 4to estadio en adelante) y las ninfas jóvenes de especies grandes como Sphodromantis no tienen problema en alimentarse de moscas de la fruta, pero los jóvenes Amelinae son demasiado pequeños para atraparlas. He descubierto que se puede alimentar a los pequeños Amelinae tamizando diminutos invertebrado junto con hojas, provenientes del lecho de hojas bajo robles o algarrobos en mi jardín.    También comen pulgones. Apenas demuestran comportamiento carnívoro durante los primeros dos o tres estadios por lo que estas minúsculas ninfas pueden ser conservadas juntas.  Para ello utilizo frascos de plástico muy baratos.  Estos frascos cuentan con una capa de yeso en la base para que se mantengan estables y las tapas de metal tienen dos agujeros, uno cubierto por una malla y otro de 2cm de diámetro tapado con un corcho que es utilizado para administrar la comida, etc. Las moscas pueden ser introducidas en el frasco con facilidad por estos orificios utilizando tubos de plásticos de 2cm de diámetro. Además, se pueden poner etiquetas en el corcho lo que permite que estas etiquetas sean transferidas cómodamente a otra jaula junto con el insecto. Cuando los insectos son pequeños, los mantengo en los pequeños frascos para ootecas o en frascos de plásticos más grandes. Cuanto más grande el insecto, más grande el frasco utilizado.

A menudo guardo los adultos en recipientes de almacenamiento (20cms x 12cms x 25cms) cuya sección central de plástico ha sido remplazada por una malla y que también cuenta con un agujero de 2cm en la parte superior. El objetivo de esta jaula es proveer al mántido con un espacio lo suficientemente grande para moverse, pero a la vez pequeño para facilitarle atrapar la comida.  Cuando los estudio, los transfiero a jaulas más grandes construidas para este propósito.  Los adultos pertenecientes a especies más grandes también están en estas jaulas. Los adultos Ameles y sus ninfas más grandes son alimentados principalmente con grillos comprados en una tienda de animales local.  Esta alimentación básica es complementada con otros insectos idóneos que puedo encontrar en mi jardín.  Por ejemplo, Sphodromantis se alimenta gustosamente de avispas, pero tiendo a evitar las arañas ya que no estoy seguro de a qué especies puede hacer frente. Usualmente, atrapo las moscas y avispas en mi pila de abono; al igual que las moscas de la fruta,  para empezar su cultivo en Agosto cuando las hay a montones.  Desaparecen casi en su totalidad cuando el clima se vuelve más caluroso y los cultivos que crío en polvo de patatas han de ser mantenidos en una caja térmica durante los meses de verano. Los mántidos son mantenidos en jaulas en el exterior bajo sombra parcial o en mesas o estanterías a 60-70cm del suelo. Exponerlos a demasiado sol o calor los mata con facilidad al estar en jaulas de plástico, pero algunas de las especies de mayor tamaño sí aprecian algo de sol de primeras horas de la mañana. El viento también puede penetrar las jaulas más grandes. Aunque las especies de esta área requieren poca humedad, todas las mañanas rocío con agua la parte superior de las jaulas de los especímenes más pequeños ya que son especialmente vulnerables a morir durante el cambio de piel.

Collecting net
Red para capturar

Cage to attract males with calling female
Jaulas para atraigan los machos con las hembras llamados

 

 

 

 

Rearing Cages
Las jaulas para criar

Containers for oothecas & small nymphs
Los recipients para ooteca y pequeñas ninfas