Comportamiento-mantids


Comportamiento de los Mantids

En los últimos años he estado estudiado el comportamiento de los mantids cavtivos, en particular dos especies de Ameles [A picteti & A spallanzania] que se encuentran en mi jardín. Estas especies tienen un comportamiento criptico y las observaciones sobre tal comportamiento en la naturaleza, es casi imposible, así que los he observado atentamente en jaulas llenas con vegetación. He publicado recientemente dos artículos sobre estas especies – consulte la página principal – con descripciones de mis observaciones durante algunos años.  Estas observaciones se describien al bajo brevemente, con algunas ilustraciones en video.

Ameles picteti

Los Machos

La señalización en machos de esta especie es con movimientos abdominales normalmente, la ondulación del abdomen de lado a lado o de bajo hacia arriba. Los movimientos algunas veces crean una extensión completa dentro una curva como una parábola o sólo se ondula la punta de bajo hacia arriba. Estos movimientos siempre ocurren con las alas en la posición normal, es decir cerradas.

Estos movimientos abdominales se usaban durante las interacciones macho-hembra donde podría ocurrir el apareamiento, pero también durante encuentros con otro machos, cuando pude haber lucha. Esos tipos de luchas toman un segundo o dos y se manifiestan como picaduras o golpes. Demostraciones deimáticas como éstas de las hembras, no ocurren entre los machos y es posible que entre ellos se sustituyan por movimientos abdominales o para distraer a un depredador con movimientos de su abdomen rojizo – que es un color fuera del espectro visual de los mantids.

En ocasiones, un movimiento completo de las patas delanteras ocurre en un plano vertical en los machos. Aunque durante años de estudios estos se han visto raramente, desde entonces se han observado dos veces.  En ambas ocasiones una hembra estaba acercándose al macho, quien en una ocasión estaba moviendo su abdomen.  Más común es ver la tibia y el tarso hacia bajo y hacia arriba mientras el fémur se mantiene contra el tórax.

Las Hembras

Durante el apareamiento en esta especie, las hembras se comen a los machos raramente, pero a veces las hembras pueden canibalizar a ambos, machos y otras hembras. Salvo movimientos amables de los patas delanteras cuando permiten a un macho aparearse ileso, las hembras raramente señalan a los machos usando partes de su cuerpo, pero se actuan agresivamente cuando se encuentran con otras hembras. Levantan la parte adelante y ondulan sus abdómenes hacias arriba o hacia el lado, reforzándolo con un movimiento de las patas delanteras encogidas hacia los lados y horizontalmente en línea con el tórax, aumentado la anchura efectivamente. Menos comunmente, las alas delanteras pueden levantarse revelando las alas inferiores de color rojizo. Durante encuentros como estas, luchas breves pueden ocurrir similares a aquellas entre los machos.

 

Las hembras haciendo algunos desplegados deimáticos durante las confrontaciones

Ameles spallanzania

Los Machos

Los machos de esta especie usan más señales que aquellos de A picteti. Se ha observado la ondulación del abdomen durante los encuentros entre machos y hembras; tambien con frecuencia estos movimientos están acompañados por la elevación de las alas por encima del cuerpo.

Durante estos encuentros sexuales también el macho abría y cerraba las alas a la vez rápidamente mientras estaba quieto. Tales movimientos eran normalmente espaciados; sólo en ocasiones uno seguía al otro de cerca. Estos ocurrían normalmente a 10-30 cms de la hembra cuando el macho se le acercaba.

Un macho con sus alas levantados mientros se acerca a una hembra

Se observaron movimientos de las patas delanteras en ambos encuentros sexuales y del mismo sexo. En el último entre ellos tambien podian tener lugar. Tales movimientos eran hacia adelante normalmente en un plano vertical, con movimientos redondeados o elípticos. Generalmente estos movimientos eran en un plano horizontal hacia adelante pero en ocasiones eran en diagonal hacia abajo como cuando un animal está escarvando suelo. Como en A picteti, la tibia y el tarso pueden moverse mientras el fémur ésta contra el tórax.

Estampación de las patas era raro en machos de esta especie.

Un macho, cerca de una hembra, haciendo un movimiento rápido de arribas alas

Las Hembras

Una hembra acercando amablemente a un macho reticente para persuadirlo de aparearse

 

 

Las hembras de esta especie se comen a con frecuencia los machos durante el apareamiento, pero no siempre, y es ella quien lo decide; el macho no parecía tener la capacidad de acercarse sin que la hembra se diera cuenta. A veces, un segundo macho la puede aparear mientras ella está comiendo al primero.

 

Un macho apareándose con una hembra mientras se come al macho que intento aparearse con ella anteriormente 

Como en A picteti, los hembras de A spallanzania no usan señales visuales durante los encuentros sexuales [excepto el movimiento de sus patas delantera en posiciones no ofensivas cuando suscitan un apareamiento no canibalísticos] pero muestran varias formas de los desplegados deimáticos cuando ven a otras hembras. Entonces la parte delantera del cuerpo se levanta con las patas delanteras da hacia adelante o extendidos ampliamente a los lados y las alas pueden levantarse mostrando los colores de las alas inferiores. Durante estos encuentros pueden luchar pero sin hacerse daño y el canalibalismo no tiene lugar.

Limpiarse con las mandíbulas es vistió con frecuencia en ambos genera durante encuentros donde es posible ser una actividad desplazamiento. También las hembras se limpian las genitalia después del apareamiento.

Se obsérvia que amobs sexos se limpiaban con las mandíbulas con frecuencía durante encuentros donde tener lugar actividad de desplazamiento.  También las hembras se limpian los genitales depués del apareamiento.

También a veces las hembras pueden mover las patas delanteras hacia adalente en in movimiento rotativo acompañado con frecuencia de algunas estampaciónes de los pies y movimientos agitados en el sitio.